Alimentos curiosos del mundo: el Manomin, arroz salvaje americano.

Alimentos curiosos del mundo: el Manomin, arroz salvaje americano.

Cuando nos encontramos con un nuevo alimento con algún parecido a cualquiera que conozcamos de nuestro alrededor, tendemos a llamarlo y cocinarlo de la misma forma. Un ejemplo de ello es el Manomin o el “arroz salvaje” pero, ¿qué es el Manomin realmente?

 

Hemos bautizado al Manomin como “arroz salvaje” porque el arroz es lo que reconocemos y tenemos más cerca. Sin embargo, este alimento no se trata de un arroz en realidad, sino de una semilla de una planta de origen acuático procedente de Norteamérica: la Zizania Palustris.

 

Podemos distinguir la Zizania del arroz porque sus granos son de color marrón oscuro tirando a verde, y largos. Tiene un sabor intenso que recuerda a las nueces y las avellanas, una textura crujiente y acompaña perfectamente a carnes blancas, como el conejo o el pollo, o a verduras, dándoles un toque exótico.

 

La Zizania es originaria de América del Norte, en concreto de los suelos pantanosos de Estados Unidos y Canadá. Hoy en día se cultiva en Minnesota, Wisconsin, Michigan y el continente asiático (en zonas de clima y condiciones similares).

 

El nombre de Manomin o “grano precioso” lo recibió de los indios Chipewa, que comenzaron a recolectarlo hace 10 mil años. Esta semilla era una parte fundamental de la alimentación de las tribus indígenas, debido a alto valor energético, por lo que fue causa de numerosas dispuestas locales entre las tribus.

 

En la cocina, el “arroz salvaje” es un grano que admite las mismas cocciones que el arroz común. Se utiliza en cualquier receta que os podáis imaginar de guisado, sopa, ensalada o postre, para servir como plato principal o como guarnición. Sin embargo, su tiempo de cocción es superior al del arroz común, ronda los 45 min. Una forma de reducir el tiempo de cocción es dejarlo a remojo la noche anterior.

 

En las tiendas se puede encontrar en paquetes mezclado junto al arroz común, pero no cometáis el error de comprarlo de esta forma, pues uno de los dos quedará demasiado cocido o poco hecho. Lo ideal es separarlos por separado y juntarlos después.

 

¿Tenéis ganas de probarlo? Entonces buscadlo en vuestra tienda habitual y... ¡a cocinar!

Publicado
el 20-07-2015
compartelo...
Síguenos en...
buscador