Trucos para ser un gran chef: cocinar pescado

Trucos para ser un gran chef: cocinar pescado

 

 

 

El pescado es uno de los grupos de alimentos que no puede faltar en ninguna dieta. Su aporte de proteínas, sales minerales y vitaminas lo convierten en un producto muy completo. Además su cantidad de grasa es más reducida que la de las carnes. En Atenea Restaurante sabéis que nos encanta cocinarlo de diferentes maneras y queremos que os convirtáis en unos fans absolutos del pescado.

 

 

Pescado de calidad

 

Uno de los puntos fundamentales para realizar un gran plato es la calidad de los productos. ¿Cómo elegir el mejor? Si compramos pescado fresco es importante fijarnos en que el pez que vamos a llevarnos tenga el cuerpo rígido, los ojos claros, las aletas húmerdas y resistentes, las escamas brillantes y tersas y las agallas de color rojo vivo. Estos detalles nos dirán si se trata de un producto fresco en buen estado o no. Si compramos el pescado y no lo vamos a consumir en el mismo día, es fundamental guardarlo en la nevera en la zona más fría o entre hielo picado.

 

Cómo descongelar pescado

 

Si adquirimos el pescado congelado, para que mantenga su sabor y calidad tendremos que descongelarlo de la manera correcta. Para ello, lo sumergiremos en agua fría con 3 o 4 cucharadas pequeñas de sal durante una hora. También hay expertos que recomiendan sumergirlo en leche para descongelarlo si vamos a freírlo después.

 

Tipos de cocina

 

Hay pescados que logran su mejor sabor en crudo, otros cocinados y en algunos casos combinados con otros productos. Estas son las opciones más habituales:

      - Crudo: importante haber limpiado las escamas y espinas previamente. Algunos pescados como el salmón, el bacalao o el atún se cocinan en ocasiones de este modo.

      - Cocido: primero pasarlo por agua fría y después introducir en el agua con sal hervida. La mayoría de los pescados pueden cocinarse de esta manera, el bacalao o la merluza son algunos de los más habituales.

      - Horneado: recomendamos marinarlo en aceite y limón previamente para que conserve su jugo. La dorada, lubina o el besugo son pescados que habitualmente se cocinan de esta manera.

      - Frito: en este caso puede hacerse rebozado o no. Recomendamos freirlo en aceite en torno a 180º. Cualquier pescado cocinarse así, si queremos que aumentar la cantidad o el producto no es fresco es la mejor opción.

 

 

Aprovechar todo el producto

 

Aunque únicamente utilicéis una parte del pescado (normalmente el lomo), conservad el resto de partes (cabeza, espinas, agallas...). Si queréis hacer un fumet o caldo para cocidos o arroces os aportarán el mejor sabor. Os recomendamos cocerlo con cebolla, perejil, zanahoria, laurel, limón, pimienta y un poco de vino blanco.

 

Fuentes: El Confidencial Digital y Hola

Publicado
el 18-01-2016
compartelo...
Síguenos en...
buscador